Reseña Histórica

LA HISTORIA DE LA FUNCIÓN NOTARIAL

Tomado de la revista "Unión Internacional del Notariado", publicado por la Secretaría administrativa de la Unión Internacional del Notariado, Roma - Italia."


La institución moderna del notariado tiene raíces antiguas que nacen en la figura romana de los tabelliones y aún más antiguamente en la figura del scriba que actuaba en la gran civilización egipcia, donde llegaron a ocupar posiciones tan importantes dentro de la corte que cuando se descubrió la tumba de Ramsés II (siglo XIII aC) junto a su tumba se encontró la tumba del escriba de la corte.

El tabellio aparece entre el segundo y el tercer siglo después de Cristo.  Se trata de una clase profesional presente donde el comercio jurídico requería su intervención y dotada de una propia técnica, cuya función según el jurista Ulpiano (siglo III dC) es “instrumenta formare, libellos concipere, testationes consignare”.  A la aparición progresiva de un notariado en Roma le dio un fuerte impulso la influencia ejercida por otros pueblos que Roma absorbió en su Imperio y luego en su misma ciudadanía.  En especial, en los pueblos de Oriente había un vasto uso de la documentación escrita, de la cual estaba encargado un notariado que a menudo tenía connotaciones públicas.  Tales documentos notariales tenían un elevado valor, que se manifestaba en su eficacia constitutiva o en su valor como prueba.  Los tabelliones trabajaban en archivos o en el foro, abriendo oficinas llamadas stationes.  Luego que un rescripto de Antonino Pío les reconociere el derecho a un salarium, que podía hacerse valer extra ordinem, ellos pretendieron asimismo tener tarifas propias, que luego Diocleciano fijará en el edictum de pretiis.  En la sucesiva evolución, los notarii llegan a ser secretarios de las autoridades, y en primer lugar del mismo emperador.  Desde el IV siglo, los notarii al servicio imperial están organizados en una Schola, una de las más importantes del palacio, y alcanzan un rango muy elevado y cumplen funciones muy importantes.



Justiniano dicta nuevas normas en el Corpus juris, a los efectos de brindar una nueva reglamentación a la profesión de tabellio y a la forma y eficacia del relativo documento.  Se requiere la lectura del documento de parte del notario y en preguntar a las partes si el documento corresponde a su voluntad y la suscripción de los mismos con el deber del notario de otorgar el documento a las partes.  Este documento goza de eficacia probatoria privilegiada respecto a los documentos privados.  Con Carlomagno los documentos notariales adquieren la misma fuerza y los mismos efectos de una sentencia.  Entre los siglos XI y XII el notariado se convierte en una noble profesión y la ars notaria llega a ser un válido instrumento de unificación jurídica.  En este periodo hallamos la figura eminente de Rolandino dei Passaggeri que puede tomarse como un ejemplo de compromiso civil y político que tantas figuras de la Edad Media supieron realizar.  Puede considerarse indudablemente como el máximo autor de obras de derecho civil, cuya Summa artis notariae, del 1255 aproximadamente, es una obra maestra y continuó a usarse en toda Europa como texto fundamental de los notarios hasta el siglo XVII.  En el siglo XII, durante el reinado de Alfonso Décimo, conocido como El Sabio, se ordena la más completa codificación de leyes conocida como Las Siete Partidas, y en el título XIX de la Partida III se regulan las escripturas hechas por los escribanos, hombres que entre otras características debían ser “leales, libres, de buena fama… de manera que sepan bien tomar las razones o las posturas que los omes pusieren entre sí, ante ellos”, siendo en el mismo título en el cual se define su labor, en la cual “guardarán el secreto profesional, llevarán libros, registros en los que anotarán con detalle, los instrumentos que otrogase y que servirán, previo el cumplimiento de ciertos requisitos, para renovar las cartas perdidas, deterioradas o viejas.”



El notariado deja asimismo una huella sumamente importante en la cultura y civilización de la época del renacimiento.  Cuando Cristóbal Colón descubre América, lleva consigo a un notario (“escribano”) para que atestigüe la veracidad de lo ocurrido “A las dos horas después de media noche pareció la tierra, de la cual estarían dos leguas…  El Almirante llamó …a Rodrigo de Escobedo, escribano de toda la armada y a Rodrigo Sánchez de Segovia, y dijo que le diesen por fe y testimonio como él por ante todos tomaba, como de hecho tomó, posesión de la dicha Isla por el Rey y por la Reina sus señores, haciendo las protestaciones que se requerían, como más largo se contiene en los dos testimonios que allí se  hicieron por escrito”.


Desde ese entonces, se extiende a todo el continente de América del Sur, Central, Caribe hasta México y la provincia francesa de Canadá.  En Francia, Felipe el Hermoso (siglo XIV) extendía las funciones y competencias de los notarios.  En 1539 se anticipa lo que será luego la organización de la profesión notarial:  las escrituras notariales debían redactarse en francés, debía asegurarse su conservación y su existencia debía constar en un repertorio.  La revolución francesa acentuará aún más el rol notarial.  Napoleón Bonaparte, con la Ley del 25 de Ventoso del año XI (16 de marzo de 1803) confiere al notariado una estructura que, con escasos retoques, es aún actual y moderna, constituyendo la base de todas las demás leyes notariales del mundo.  No obstante las profundas modificaciones y adecuaciones a los distintos ordenamientos nacionales, la sustancial persistencia de esta ley demuestra su extraordinaria conformidad al tiempo y a los cambios sociales, políticos y económicos.

La característica fundamental del modelo de notario “latino” consiste en que es un jurista y no un mero certificador, resultando así una figura que evita procesos pues la escritura notarial y la intervención del notario tienen el objetivo de hacer más seguras y económicas las contrataciones mediante la eficaz prevención de litigios.